sábado, 1 de octubre de 2016

Maqueta de la Semana en la exposición Ars Mechanicae: campana de bronce

5ª MAQUETA DE LA SEMANA:
Elaboración de las campanas de bronce

Molde, macho y campana en la exposición Ars Mechanicae de Gordoncillo [Foto: MIHACALE]
La exposición Ars Mechanicae muestra en uno de sus cinco audiovisuales el delicado y complejo proceso de elaboración de una campana de bronce. Lo hace gracias a un vídeo grabado a los Hermanos Portilla, maestros campaneros de Gajano (Cantabria) que siguen realizando estos elementos.

Detalle de la campana [Foto: MIHACALE]
También expone una campana de bronce original, encargada expresamente por el CEHOPU y la Fundación Juanelo Turriano para la exposición Ars Mechanicae, ingeniería medieval en España, la cual podemos observar actualmente en Gordoncillo (León). Se trata de una magnífica pieza, la cual se acompaña de otras dos, macho y molde, pudiéndose visualizar así los principales pasos de su proceso de fabricación.

Firma de Abel Portilla en su campana nº 200 [Foto: MIHACALE]
En el audiovisual podemos ver como el campanero AbelPortilla y su equipo realizaron este trabajo con todo detalle. El video nos informa que el molde y macho de esta campana se hicieron en el taller cántabro de los Hermanos Portilla y que su fundición se realizó en Os de Balaguer (Gerona), localidad donde anualmente se celebra un importante encuentro de campaneros; allí se hizo el horno para la fundición de los metales.

Detalle decorativo en el asa [Foto: MIHACALE]
Así era como se elaboraban tradicionalmente las campanas, pues este era un trabajo itinerante en el cual había familias especializadas de distintas zonas y que se desplazaban por toda España. Tienen y tuvieron fama los campaneros de Saldaña (Palencia), pero especialmente reconocidos fueron y son los campaneros transmeranos cántabros, de lo cual son herederos directos los Hermanos Portilla.

Textos y elementos figurativos [Foto: MIHACALE]
Lo prueba que campaneros transmeranos, concretamente de Arnuero, fueron quienes en el año 1753 fundieron la campana más grande de España, con más de 14 toneladas, destinada a la catedral de Toledo. Cuenta la leyenda que al tañirse por primera vez en la torre, su sonido provocó la ruptura de muchos cristales en la ciudad de Toledo y que del susto “malparieron” las embarazadas toledanas.

Firma manual de Abel Portilla, bajo el sello de su taller [Foto: MIHACALE]
Actualmente, los campaneros Portilla son de los más afamados de Europa. Factura suya fue, por ejemplo, la campana que en 2004 regaló oficialmente el Gobierno de Cantabria a los Príncipes de Asturias con ocasión de su boda. Además, la gran colección de Abel Portilla ha servido para crear un Museo de la Campana en Meruelo (Cantabria): pueden descargar su folleto en PDF aquí.

Fotogramas del audiovisual que muestra cómo se realizó la campana de Ars Mechanicae

Fases de trabajo para hacer una campana
El proceso de fundición de una campana comienza con la elaboración del molde gracias a la terraja, una plantilla metálica que determinará su forma. Sobre unos puentes, se comienza a construir la muela (parte baja) juntando ladrillos que se unen con barro y paja, cosiéndose con alambre. Posteriormente se construye el macho (parte media), con medios ladrillos colocados a panderete de forma circular. Por último, se cierra la corona (parte alta) y se mantea toda la superficie mezclando barro, estiércol de caballo y paja. Se hace otro atado con alambre y se procede al secado del molde mediante fuego interior.Terminado el macho, se cubre su superficie con ceniza y se forma otra capa llamada camisa, que viene a ser un negativo de la futura campana de bronce.

Macho seccionado para ver sus distintas capas [Foto: MIHACALE]
Al molde se le aplica sebo, cera y pez, finalizando con decoraciones de cera y las inscripciones de la campana, incluyendo la firma del campanero y el año de construcción. Todas estas aplicaciones formarán relieves por medio de la técnica de la cera perdida, que es como se elaboraban las campanas. Una vez terminado se aplica la lisa, un fino recubrimiento de barro y clara de huevo. Y por encima se hace una nueva capa a base de barro y cáñamo, la cual evitará la ruptura del molde al entrar el bronce fundido.

Molde de la campana hecha para Ars Mechanicae [Foto: MIHACALE]
Como dijimos, en las edades Media y Moderna las fundiciones se realizaban a pie de torre, para abaratar costes de transporte y evitar roturas. Por ello, el oficio de campanero era itinerante. Ello obligaba a enterrar el molde y a construir hornos para cada campana, donde el bronce licuaba al alcanzar los 1.020 ºC.

Así se ha hecho en este caso, aprovechando otro encargo en la localidad gerundense de Os de Balaguer. Una vez hecha la fundición, tras 12 horas de espera ya se pudo descubrir la campana y probar su sonido.

Preciosos y minuciosos detalles decorativos [Foto: MIHACALE]
El resultado fue una preciosa campana realizada para esta exposición. Lleva diversas decoraciones en relieve, unas con motivos vegetales, otras de temática religiosa y otras varias de animales o seres inciertos que ornamentan la pieza. Por supuesto aparecen inscripciones, en este caso:

·ARS MECHANICAE·ANNO DOMINI MMVI·
·ABEL PORTILLA ME FECIT·Nº 200·
·Cuando tú mueras el viento dispersará mi canto de dolor·

Podéis ver esta bella campana en Gordoncillo (León) hasta el 14 de enero de 2017. Pocas ocasiones tenemos para observar tan de cerca y con todo detalle estos imprescindibles instrumentos que con sus sonidos marcaban la vida cotidiana de nuestros antepasados.

Campana de bronce en la exposición de Gordoncillo [Foto: MIHACALE]

Características de la Maqueta:
  • Denominación: Campana de bronce
  • Dimensiones: 0,50 m (diámetro inferior) x 0,60 m (alto)
  • Escala: real
  • Materiales constructivos: bronce
  • Autor: Hermanos Portilla
  • Propietario: CEDEX-CEHOPU (Ministerio de Fomento)

No hay comentarios:

Publicar un comentario