miércoles, 1 de julio de 2015

Una visita MUY entrañable


Afortunadamente nos quedan con vida y una salud verdaderamente envidiable, dos de los trabajadores de la Fábrica de Harinas "Marina Luz". Uno de ellos es Jesús Pastor, que vive habitualmente en León pero que pasa los veranos y muchos fines de semana en Gordoncillo, por lo que nos visita con asiduidad (y por ello hablaremos de sus recuerdos próximamente).

La otra trabajadora es Pilar Álvarez Pascual. En su caso, ahora vive en Málaga con su hijo. Por este motivo teníamos muchas ganas de conocerla y sobre todo de que pudiera visitar el museo. Este sueño se hizo realidad el pasado lunes, cuando Pilar volvió a la panera y a la harinera donde trabajó de joven. 

De familia de molineros por ambos ascendientes, la vida de Pilar se vio pronto ligada a la harina. Su marido trabajó como molinero en la primera fábrica de harinas, la que comenzó a molturar en 1936 y que quedó destruida por un incendio en 1944 siendo luego sustituida por el edificio actual. 

Las circunstancias de la vida hicieron que Pilar enviudara muy joven y quedara al cargo de un hijo de muy corta edad. Por ello, el dueño de la fábrica de harinas Germán García Luengos, la contrató como empleada de la harinera. Su trabajo a partir de entonces fue una dedicación poco valorada hoy día por los que estudiamos las industrias harineras, pero que era fundamental: el cosido y remendado de los sacos de tela (quilmas o costales) donde se transportaba tanto el trigo como la harina.

Hoy a sus 94 años Pilar Álvarez Pascual ha podido ver cómo la fábrica donde trabajó se ha convertido en un museo, y ha recordado con nosotros muchas historias de la fábrica. Se ha emocionado al ver las fotos de sus compañeros trabajadores o de los dueños de la harinera. Y los que la hemos acompañado en su visita aun nos hemos emocionado más al comprobar que el esfuerzo por conservar este viejo edificio industrial ha merecido la pena, sobre todo para recordar oficios y homenajear a mujeres como ella que vivieron unos tiempos muy difíciles en aquella posguerra, y que fueron capaces de salir adelante.

Gracias Pilar por tu visita y por tus recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario